La escucha que construye realidad

  Noticias, Portada

Aproximación de Fernando Sabín a la convocatoria Madrid Escucha

Hace unas semanas visitamos Nou Barris, un distrito popular de la periferia barcelonesa, para presentar el proyecto Mares de Madrid. Alejado del flujo incesante de turismo que se impone en Barcelona, en él se sitúa uno de los mayores exponentes de la realidad autoorganizada de la ciudad. El Ateneu Popular 9 Barris, con cuarenta años de lucha barrial por la dignidad a sus espaldas, es una realidad de las que te impacta cuando la ves y sobre todo cuando la escuchas. La historia que te cuentan habla de un largo proceso de lucha vecinal por la dignidad de un barrio en el que la escucha de la administración local fue importante para hacer posible el centro social referente en las artes escénicas y el desarrollo comunitario que es hoy en día.

Traer a Madrid este ejemplo nos puede sirve para poner en valor la que para mí es la principal aportación de Madrid Escucha. Una administración es más inteligente si sabe reconocer en la ciudadanía y por extensión también en sus trabajadores/as la capacidad de imaginar, crear y desarrollar cambios en la ciudad que mejoren sus vidas y, además, pone los medios necesarios para que sean posibles los procesos y los cambios que conlleven. Madrid Escucha es un nuevo canal, no el único, en el que partiendo de este reconocimiento de la potencia de lo social se da un paso más y se suman proactivamente los intereses y conocimientos de los/as trabajadores/as públicos para que propongan y colaboren con lo social en aras de producir cambios en la ciudad.

Y de esto van los nueve proyectos que se han seleccionado en Madrid Escucha, de diluir las fronteras entre el adentro y el afuera de la institución poniendo un marco que permita trabajar en respuestas ante necesidades, problemas o situaciones que son abordables y mejorables desde la acción ciudadana en cooperación con el ayuntamiento. Los retos son que las propuestas seleccionadas cuenten con los apoyos suficientes para que logren ser la realidad transformadora que pretenden y que los cauces que permitan a los/as trabajadores/as públicos proponer y desarrollar mejoras sean una realidad  estructural y no convocada.

Como mentor trataré de acompañar en lo que pueda estas iniciativas, aportando mi conocimiento especializado en economía social y tratando de conectarlas con otras experiencias valiosas y complementarias que ya se están produciendo en Madrid. Una de ellas es el proyecto Mares, una apuesta por reconocer las fuertes competencias ciudadanas tanto personales como colectivas que operan en la ciudad y ponerlas en relación, generando y fortaleciendo iniciativas económicas democráticas y sostenibles que aporten soluciones a los retos y necesidades que tienen nuestras vidas, nuestros barrios, nuestra ciudad. Las sinergias pueden ser muy importantes en un momento en el que múltiples procesos con una base común se están poniendo en marcha: Experimenta Distrito, Imagina Madrid…

La clave es por tanto aunar esfuerzos de forma eficiente y lograr que se sumen colaboradores/as desde lo privado y lo social para acompañar a los proyectos en un recorrido que no es nada sencillo. Son muchas las manos, las mentes, los materiales y los saberes necesarios para que Madrid Escucha deje de ser un programa y pase a ser una forma abierta e inclusiva de hacer ciudad entre todos y todas los/as que la habitamos. Hagámoslo realidad.